Ninots indultados

"Mai es tard"

Ninot adulto 2008

  • Artista: Fran Santonja
  • Monumento: Temps de màscares

Coincidiendo con el 80 Aniversario de la comisión y el primer año en la Categoría Especial, conseguimos nuestro primer ninot indultado por votación popular. En una estética surrealista, casi con un cierto aire a cuadro de Dalí, aparece representando Leonardo Da Vinci sentado en un trono de trencadís sosteniendo la paleta y los pinceles con la zurda, pudiéndose observar en su túnica gris el rostro de la Gioconda y La Última Cena.

Está expuesto en el Museo de Hogueras de la Casa de la Festa “Manuel Ricarte”, en la última sala del recorrido.

Ninot adulto 2010

  • Artista: Fran Santonja
  • Monumento: La Cruda Realidad

En esta ocasión estábamos de vuelta en la Primera Categoría, pero volvimos a repetir la hazaña de hacía dos años. Por los votos del público, se salvó de las llamas este majestuoso ninot que representa a Francisco de Goya y Lucientes sentado en un trono dorado siendo atormentado por espíritus malignos, casi como una metáfora macabra de la última etapa del pintor, en la que destacaron sus inquietantes pinturas negras.

Destaca el curioso sombrero de copa con velas, artificio que usaba el artista para poder pintar en penumbra.

Su ubicación en el monumento guardaba relación con una escena que recreaba de forma tridimensional su famoso cuadro Los Fusilamientos de la Moncloa.

Está también expuesto en la última sala del Museo de Hogueras.

En 2011, el Diario Información creó una colección de imanes con algunos ninots indultados, y éste era uno de ellos.

Ninot adulto 2018

  • Artista: José Fco. Gómez Fonseca
  • Monumento: Refundemos

Con motivo del 90 Aniversario de las Hogueras, el Gremio de Artistas de Hogueras de Alicante, decidió indultar un ninot de forma extraoficial para que les representase en sus exposiciones y actos. Mientras que el que era indultado por votación popular era el de la Hoguera Séneca-Autobusos, nosotros tuvimos el honor de ganar este concurso del Gremio.

La escena en cuestión representa a un artista foguerer anónimo, el cual, como una imagen de San Sebastián, está siendo apuñalado figuradamente por las nuevas tendencias, a modo de crítica del poco aprecio al verdadero “estilo alicantino”, representado por los artistas locales. A sus pies se extiende un cementerio de lapiceros, simbolizando la muerte de la creatividad.

Está expuesto junto a la entrada del Museo de Hogueras, pero su ubicación puede cambiar, ya que el Gremio de Artistas lo usa en sus eventos de promoción, como fue el caso de Expofiesta 2018, celebrado en la Institución Ferial de Alicante.